"La duda no és un estado mental agradable, pero la certeza es absurda" Voltaire

Fusión versus difusión

candau

La terapia de aceptación y compromiso (ACT) mantiene que hay oportunidades para actuar con propósito y sentido, incluso dentro del dolor y sufrimiento intensos. El objetivo de ACT no es simplemente eliminar el sufrimiento, sino encontrar una manera de utilizar el dolor propio para crecer y encontrarle sentido.

Cuando estamos en un estado de fusión cognitiva, nos quedamos atrapados en nuestros pensamientos. Un poco es como si no pudiéramos separarnos de ellos y estuviésemos tan enganchados que ni siquiera podemos ser conscientes de ello. En un estado de fusión cognitiva, el pensamiento domina completamente nuestro comportamiento, pensamos o creemos que alguna cosa es de determinada manera y actuamos como si así fuera.

Cuando estamos fusionados con nuestros pensamientos, actitudes o creencias, perdemos el contacto con el presente y estamos tan perdidos en el mundo del lenguaje y los pensamientos que nos pasan por la mente que nos olvidamos de centrarnos en lo que está ocurriendo en nuestro alrededor en ese momento. ACT sugiere que el mindfulness actúa como un transportador del mundo del lenguaje y los pensamientos al mundo presente.

La defusión implica aprender a dar un paso atrás y separarse o desprenderse de nuestros pensamientos y recuerdos “(Harris, 2009, pág. 178). Cuando escogemos conscientemente separarnos de nuestro sistema cognitivo interno, estamos practicando mindfulness. Cuando estamos separados de nuestros procesos cognitivos, empezamos a verlos como lo que son: palabras e imágenes. En este estado de defusión nos permitimos a nosotros mismos obervar con atención nuestros procesos internos sin estar controlados por ellos. Los notamos, escogemos no juzgarlos, los aceptamos y nos permitimos sentirlos en beneficio de nuestra salud física y mental.

¿Cómo notas tus emociones cuando estás en un estado de fusión versus cuando estás en un estado de defusión? ¿Qué manera de sentir es más beneficiosa para tí? La próxima vez que notes que te estás enredando en tu drama interno de pensamientos y emociones, identifica que es eso lo que te está pasando. Simplemente trata de darte cuenta de lo que te está sucediendo en ese momento. ¿Cómo te sientes observándote de esta manera?

Deja un comentario

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *